Seleccionar página

Hasta hace años podías detectar bots en otras cuentas porque normalmente eran cuentas con la foto predeterminada de la red social (el famoso huevo), nombres raros terminados en números y se limitaban a seguir a otras cuentas, pero no interactuaban con ellas. Conocer un porcentaje aproximado de seguidores reales de una cuenta era sencillo.

make good art cuenta huevo

Las famosas cuentas huevo

En la actualidad los bots puedes ser cuentas reales que «se han vendido» a una aplicación para que ésta interactúe con otras cuentas de manera automática para así, que esas otras cuentas reales interactúen con ellas:

  • Existen aplicaciones en las que tú registras tu cuenta y les das permiso para que interactúen desde ella en tu nombre.
  • Seleccionas tus intereses, con cuentas de qué países quieres tener relación, rango de edad, etc…
  • Tu cuenta seguirá a cuentas que también se hayan dado de alta en la aplicación y que tengan gustos similares, dándote 2 monedas por cada cuenta que sigas. De la misma manera cuentas te seguirán a ti, pero quitándote 3 monedas por cada cuenta que te siga.
  • También existe modalidad de pago por la cual comprar esas monedas virtuales y que te puedan seguir más cuentas de las que tú sigues, y crecer de manera más rápida.

De esa manera ganar seguidores “reales”, cuyas cuentas tienen actividad y gustos similares a los tuyos es súper sencillo.

Del uso de aplicaciones de este estilo o del followback manual (yo te sigo para que tú me sigas, y si no me sigues te dejo de seguir) salen las cuentas que tienen 20.000 seguidores y que siguen a 19.800. ¿De verdad a alguien le interesa seguir a miles de personas? ¿Se lee todo lo que ponen? Suena más a llamar la atención para que te sigan e inflar tus cifras que realmente porque estás interesado en el contenido de la otra persona.

Recientemente una cuenta que vende servicios para ganar seguidores interactuó conmigo, no recuerdo si fue mediante follow, like o comentario (sí, también se utilizan estos tipos de interacciones para llamar la atención y que te fijes en ellas, como me pasó a mí, pero por defecto profesional de cotillear de qué van).

En su web ofrecían “Crecer de manera natural gracias a seguidores reales mediante la automatización de tu cuenta”. La técnica era la misma que en la aplicación anterior pero más elaborada, porque además de follow también daban like y comentaban en publicaciones para llamar la atención, y así que esas cuentas te siguieran. Te garantizaban un mínimo de nuevos seguidores al mes, dependiendo del plan que eligieras pagar.

A mi manera de verlo este crecimiento «orgánico» no es real. Es pagar por un followback evolucionado, y esa técnica siempre me ha parecido poco honesta y de nula efectividad. Los seguidores no son de calidad porque no van a interactuar contigo, sólo eres un número más en su inflada cifra de followers. Si interactúan será de manera robótica, poco humana, con comentarios básicos sin aportar valor. Y si dejas de pagar se notará un decrecimiento en el poco engagement que tuvieras, y tal vez las cuentas te vayan dejando de seguir porque ya no formas parte de esa plataforma que contrataste.

Personas que para engordar sus cuentas personales o las de su empresa han empleado estas técnicas, cuando un día no tengan el dinero para gastar o su superior les diga que elaboren una estrategia de Social Media no van a saber hacerlo. Porque ganar seguidores pagando es fácil, lo difícil es hacerlo de manera realmente orgánica, publicando contenido de interés para otros e interactuando con ellos, haciéndoles sentir que son personas importantes para tu marca. Eso implica trabajo duro y muchas horas. Pero es así mi manera de ver cómo se hace un buen trabajo.

El motivo de escribir este artículo ahora es porque cada vez veo más proliferar este tipo de agencias que venden estos servicios. Mientras que hasta hace años era algo casi escondido en el deep internet, en la actualidad estos servicios se anuncian con orgullo como «planes económicos» con los que ser popular en redes. Pues vaya popularidad más triste.

¿Qué opináis vosotros? ¿Tenéis una visión diferente sobre el uso de bots? ¿Los utilizaríais en algún momento de vuestra estrategia? Dejad vuestra opinión en comentarios 🙂

PD. De bots podríamos hablar largo y tendido. De los famosos vídeos de “farmeadores” con cientos de móviles colgados en la pared con sistemas automatizados, que no son cuentas reales en ningún caso porque no hay una persona real detrás, pero que los programan para que actúen como tal. Con este artículo tan solo he querido tocar un poco la superficie del terrible fenómeno bots y de hacer pensar si merecen la pena. Y mi respuesta es no.

El uso de las listas públicas y privadas

Si realmente te interesan miles de cuentas, una manera muy práctica de organizar el contenido que quieres leer en Twitter es a través de las listas públicas y listas privadas. En otro artículo hablaremos más del tema. Pero si te pica la curiosidad echa un ojo en tu propia aplicación. Puedes crear listas con el nombre que tú quieras y añadir cuentas a ellas para tenerlo todo organizado y leer lo que te interesa.

Share This